Solomillo de atún cocido, una delicatessen.

Solomillo de atún cocido, una delicatessen.

El solomillo de atún La Chanca es una delicia de nuestro mar. Una vez cocido, no se mete en aceite que, hasta ahora, era el proceso natural sino que se introduce en bolsas de vacío donde se someten a un proceso de pasteurización que hace que se termine de hacer en su propio jugo. El proceso permite conservar la ventresca un año en perfectas condiciones y permite ventajas gastronómicas ya que se puede utilizar en multitud de platos tanto calientes como fríos.

El trozo entero de solomillo de atún se puede servir sólo ya sea frió o caliente con una salsa por encima o también servir en lonchas y utilizarlo para tostas,  ensaladas o con unos pimientos asados. Gracias a su contenido gelatinoso es fácil deslaminar, para prepararlo de mil maneras diferentes: por ejemplo, añádale un poco de aceite de oliva y compruebe su extraordinario sabor.