HUEVAS DE MARUCA

HUEVAS DE MARUCA

La maruca, o rosada es un pez algo parecido al bacalao que habita en aguas marinas rocosas y profundas. De la familia de los Gadiformes, su carne es apreciada por su delicadeza y sus huevas pos su suavidad y su profundo sabor.

En España se extrae en muy diferentes puntos costeros, pero es en Andalucía y Levante donde las huevas de maruca se salan de forma artesanal.

El proceso de elaboración de las huevas de maruca es tan ancestral como simple. En primer lugar, las huevas se introducen en sal hasta que quedan completamente impregnadas. No obstante, su piel va a impedir que el resultante sea un sabor excesivamente salado.

Posteriormente se procede al prensado hasta que pierden toda el agua de la salmuera. Finalmente se secan al sol hasta conseguir ese aspecto aplanado de color rosa pálido.

Algunos saladeros añaden conservantes a las huevas de maruca con el fin de hacer su aspecto más atractivo. Esto puede descubrirlo mirando la etiqueta o bien observando un color que va más bien a tonos anaranjados que a rosa pálido. Ni que decir tiene que las huevas de maruca deben adquirirse sin colorantes, ni más conservantes que el sol y la sal.

Las huevas de maruca destacan por su suavidad y su profundo sabor a mar. De textura muy fina, es conveniente comerlas junto a algún fruto seco como las almendras crudas (para no restarle sabor). El motivo es que, dada la suavidad y melosidad de la que hablamos, se pueden pegar al paladar y los frutos secos ayudan a que esto no suceda. Otro aspecto importante es cortar las huevas en lascas finísimas.