Diferencias entre aceite oliva crudo y frito

Diferencias entre aceite oliva crudo y frito

Aunque los aceites como condimentos o aderezos son absolutamente sanos y además necesarios, al utilizarlo para freír sus propiedades varían, éstas varían entre aceite crudo y el aceite frito. El aceite frito tiene grasas saturadas que facilitan tener colesterol y hay mayor riesgo de enfermedades cardíacas.

El proceso de freír consiste en introducir un alimento en un recipiente con aceite a unas temperaturas superiores a 130 ºC hasta que quede cocinado, adquiriendo un aspecto dorado y crujiente.

El aceite que se usa para freir contiene sustancias tóxicas para nuestro organismo y más perjudiciales es el aceite frito reutilizado. Este tipo de alimentos traspasan materias grasas y hacen que el aceite cambie su composición, el aceite tomará un color rojizo, aparecerá espuma y olerá raro. Si un aceite tiene estas características no se debe utilizar. No se debe utilizar mucho el aceite frito para nuevas frituras.

Para que el aceite se conserve mejor se recomienda freír teniendo en cuenta de secar bien el alimento antes de colocarlo en la sartén para evitar que absorba mucho aceite, no se debe tapar la sartén al freír y para absorber grasas la temperatura del aceite debe ser 180º.

Tradicionalmente los fritos se asociaban a tipos de aceites vegetales como el de girasol, mientras que el aceite de oliva virgen se reservaba para su consumo en crudo. Sin embargo, en la actualidad el uso del aceite de oliva virgen extra en el cocinado de fritos es cada vez más habitual, ya que la población opta por una alimentación sana. Además el aceite de oliva virgen es más aromático y gustoso que el resto de aceites vegetales.